esEspañol ruРусский

¿Ha realizado este año su declaración del impuesto de la renta de no residentes?

¿Ha realizado este año su declaración del impuesto de la renta de no residentes?

Está a punto de finalizar el plazo para la presentación de la declaración del Impuesto de la Renta de no Residentes (IRNR): la Administración establece hasta final de año para presentar este impuesto en el caso de las imputaciones de renta de 2017.

«Pero ¿qué es esto de las imputaciones de renta?»
La Agencia Tributaria asume que por tener el contribuyente un inmueble que no se alquila o no se utiliza como vivienda habitual, genera una renta que tendrá que declarar. Esa renta es la que se conoce como imputaciones de Renta.
«Este impuesto lo pago todos los años y me lo cargan en cuenta»
Probablemente si no ha encargado este servicio a nadie y solo ha esperado que lo domicilien en su cuenta lo que estará pagando es el Impuesto de Bienes Inmuebles.
Existen varias diferencias en la gestión de este impuesto:

  • El IBI es un impuesto local y el IRNR es nacional;
  • El IBI es liquidado por la Administración mientras que el IRNR necesita de autoliquidación, es decir, es el contribuyente quién realiza la declaración;
  • Los dos se pueden domiciliar, pero el IBI se carga automáticamente cada año y el IRNR hay que solicitar que lo domicilien año a año.

«Es imposible que me puedan pillar si no declaro este impuesto, ya que resido en otro país»
Aunque se pueda pensar que Hacienda no tiene información, al comprar un inmueble en España Hacienda sabrá que se tiene un inmueble en propiedad y que se ha declarado que no se reside en España. La Administración cada vez tiene más datos y más posibilidad de control sobre estas declaraciones.
Además, las sanciones pueden variar entre el 50% y el 150% por la no presentación, por lo que se podría llegar pagar el doble de lo que corresponde.
La ley permite a la Agencia Tributaria liquidar hasta cuatro años después de finalizar el plazo presentación del impuesto, por lo que los ejercicios anteriores estarán prescritos y no podrán liquidarse. Por ejemplo, al finalizar este año 2018 se entenderá prescrito el ejercicio 2013.

También, la Administración puede notificar la obligación de pago mediante un anuncio en el BOE y no avisar personalmente. Así, si la Agencia Tributaria estima que hay que pagar y no se hace, se tendría que abonar la cantidad que correspondía junto con un recargo e intereses de demora. Más tarde, usted podría tener un embargo de las cuentas en España sin saber por qué.
En Lex Dixit contamos con expertos tributarios que pueden ayudarle en la presentación de esta declaración y así evitar sorpresas indeseadas.