Español Русский Български

Los 7 errores más típicos ante una detención en España

Los 7 errores más típicos ante una detención en España

En nuestros anteriores artículos hemos explicado qué es la detención y los requisitos que deben darse para ser acordada, así como los derechos fundamentales que son inherentes a toda persona privada de libertad: derecho a la información, derecho de asistencia y derecho de comunicación.

No obstante, debemos evidenciar los errores más comunes que se cometen ante una detención, lo que explicaremos a continuación.

Los 7 errores más comunes a la hora de ser detenido

 
Cuando una persona es privada de su libertad a la hora de ser detenida por la autoridad competente comienza a experimentar sentimientos confusos y dispares, todo ello derivado de los de la dificultad de la situación, y la ansiedad que se genera ante la incertidumbre acerca del procedimiento.
Ante estos hechos lleva a cabo actos o dice cosas, que en otras circunstancias quizás no se producirían, entre los cuales cabe destacar:

1. Creer que existen bandos, esto es, calificar a las personas que intervienen en el proceso como amigos o enemigos.

2. Tomar consejos de la persona equivocada y no habilitada para ello.

3. Ordenar al detenido lo que debe hacer o decir.

4. Llegar a acuerdos con quien no corresponde.

5. Acceder a todo por miedo a la posible privación de libertad.

6. No hacer uso de todos los expertos necesarios.

7. No actuar rápido.

¿En qué consisten estos errores? ¿Por qué son tan comunes?

Se destacan los siete errores previamente indicados debido a que, en la práctica, ante una detención se producen alguno de ellos en la mayoría de los casos y las consecuencias podrían ser graves, por ello debemos extremar la precaución e no intentar cometerlos.

Así, en aras de aclarar cada uno de los errores referidos, debemos hacer una breve mención a los mismos:

Creer que existen bandos

Debemos ser conscientes de que cada persona que interviene en el proceso desde la detención hasta la resolución tiene su propio papel y simplemente realiza su labor.

Tomar consejos de persona no habilitada

La única persona que puede y debe aconsejarle es su abogado, siendo principalmente esa su función: velar por sus intereses y protegerle.

Imponer al detenido una conducta

A la persona privada de libertad se le deben aclarar todas las circunstancias que le rodean y las consecuencias que puede sufrir según sus distintas opciones, pero el detenido es el que debe tomar libremente su decisión final.

Pactar con la persona equivocada

Hay que tener en cuenta el papel que desarrolla cada una de las personas que intervienen en el proceso para saber con quién procede llegar a un acuerdo y con quién no.

Ceder por miedo

A pesar de ser la detención una situación trágica y/o horrorosa, debemos tener la mente fría y pensar muy bien las decisiones a tomar para evitar las posteriores consecuencias que dicha decisión nos pueda acarrear, tomada sin reflexionar dos veces por el miedo que nos invade.

No agotar el derecho de asistencia

Todo detenido tiene derecho a ser asistido de un abogado, de un intérprete y de un médico, se trata de derechos fundamentales inherentes a toda persona en dicha situación. El no aprovechar esta oportunidad puede causarnos posteriormente graves perjuicios. Piénsese en una persona detenida que no comprende el castellano y rechaza ser asistido de un intérprete de su idioma oficial y, por ello, en su declaración accede a todo por no comprender correctamente las consecuencias que dicha actuación conlleva.

No actuar rápido

Es fundamental desde el momento de la detención contactar directamente con su abogado o, en su defecto, con su familia y/o amigos para que encuentren a un abogado experto en la materia para hacer valer sus derechos y dirigir su estrategia de defensa desde el primer momento. En caso contrario, el paso del tiempo puede conllevar su prisión provisional, por ejemplo.
En nuestras próximas publicaciones detallaremos y explicaremos en profundidad los errores anteriormente mencionados.

¿Qué hago si me detienen?

Póngase en contacto con nosotros, nuestros expertos en asesoramiento legal están a su disposición las 24 horas del día y en todo el territorio nacional, simplemente escriba al número +34 685 12 08 67 y recibirá una respuesta inmediata.