Español Русский Български

Procedimiento de Extradición en España, Fase 2

Procedimiento de Extradición en España, Fase 2

En nuestros anteriores artículos hemos explicado en qué consiste el procedimiento de extradición, y hemos distinguido las distintas fases que integran el mismo, así como hemos desarrollado la Fase I.


Continuando con este tipo de procedimiento, pasamos a detallar la Segunda fase de la Extradición: Fase II – INTERMEDIA o JUDICIAL.

¿Cómo prosigue el procedimiento de Extradición en España? ¿Qué sucede en la Fase 2?

Según ya advertimos en la Fase I, si el Gobierno acuerda la continuación del procedimiento en vía judicial, remitirá al Juzgado Central de Instrucción el expediente al ser competencia de la Audiencia Nacional el conocimiento de esta Fase II, la llamada Intermedia o Judicial.

La primera actuación que se llevará a cabo ante el Juzgado Central de Instrucción (con sede en Madrid) es la inmediata comparecencia del reclamado, asistido de su abogado y de intérprete en la mayoría de los casos al tratarse de personas extranjeras que no hablan el castellano con soltura, o sencillamente no lo hablan. Sin perjuicio de la intervención de dichos profesionales, debemos saber que también asistirá un representante del Ministerio Fiscal.

¿Cuál es el objetivo o la finalidad de esta comparecencia ante el órgano judicial?

La comparecencia ante el Juzgado Central de Instrucción tiene 3 objetivos o finalidades, a saber:

  1. Que el reclamado manifieste si consiente la extradición o si quiere, por el contrario, se opone:
    • Si se consiente y no existen razones legales que justifiquen el rechazo -algún motivo de denegación-, se dictará resolución accediendo a la extradición en vía judicial y se terminaría el procedimiento judicial. Esto implica aceptar la totalidad de los hechos que fundamentan la reclamación. Sin embargo, si el Juez considera que concurren causas de denegación, no se podrá acceder a la entrega a pesar del consentimiento del detenido. Y, sin perjuicio de todo lo anterior, debemos advertir que la conclusión del procedimiento judicial no elimina la obligada Fase III.
    • Si no se consiente, el procedimiento continúa por su cauce correspondiente.
  2. Que la persona reclamada manifieste si renuncia o no al principio de especialidad, lo que implica que el reclamado solo puede ser juzgado o sentenciado en el país que le reclama por los hechos que han sido objeto de la extradición y no por otros anteriores y distintos a los que han motivado la demanda extradicional. Ni tampoco por hechos conexos no incluidos en la misma.
  3. Determinar la situación personal del reclamado, según si se ha acordado su prisión preventiva u otra medida alternativa de las ya expuestas en nuestro artículo denominado “Extradición en España, diferencias entre la prisión provisional común y en los casos de extradición”.

¿Qué sucede después de la comparecencia? ¿Concluye ahí la Fase 2? ¿Interviene el Ministerio Fiscal y la defensa, y cuál es su papel? ¿Interviene alguna persona en nombre del Estado requirente?

Una vez celebrada la comparecencia ante el Juzgado Central de Instrucción, se dictarán dos autos: uno relativo a la situación personal del reclamado y otro elevando el expediente a la Sala de los Penal de la Audiencia Nacional, teniendo la posibilidad las partes de exigir documentación complementaria al Estado requirente en aras de comprobar que la demanda extradicional está legalmente justificada y cerciorarse de que no concurre motivo de oposición.

Acto seguido se pondrá de manifiesto el expediente al Fiscal y a la defensa de forma sucesiva. Por una parte, el Fiscal debe realizar un escrito en el que indique los antecedentes procesales de la reclamación (esto es, una breve referencia a los hechos que han dado lugar a este procedimiento), la identidad del reclamado, si consiente o no la extradición y si ha renunciado al principio de especialidad. Asimismo, detallará los hechos que motivan la petición, la calificación jurídica conforme a la legislación de ambos Estados -requirente y requerido- y la concurrencia o no de motivos de oposición, así como si se opone o no a la extradición en sí.

No obstante, debemos saber que dicho escrito del Ministerio Fiscal no vincula al órgano judicial, pues puede variar su decisión final de lo alegado por la Acusación Pública. Es más, el propio Fiscal en la Fase III puede cambiar su postura y sus alegaciones.

Por su parte, la defensa del reclamado puede formular su escrito en el sentido que considere conveniente, toda vez que la Ley no determina su contenido ni su forma. Incluso puede hacerlo de manera sucinta sin desvelar siquiera su estrategia.

Sin perjuicio de lo anterior, debemos advertir que en esta fase puede hacer acto de presencia (aunque no personarse) un representante del Estado reclamante bajo un estricto ofrecimiento de garantía de reciprocidad y su papel estará limitado, puesto que no podrá recurrir el auto que se dicte, pero sí que podrá realizar las alegaciones complementarias y proposiciones de prueba que estime conveniente a la vista de las alegaciones de la persona reclamada.

Cabe destacar que el objeto de la prueba, que se practicará en la Fase III, no podrá ser el de demostrar la culpabilidad o inocencia del reclamado, sino que debe ceñirse a los motivos de oposición previstos, los cuales serán detallados en otro artículo debido a su extensión e importancia.

¿Qué hacer si necesito un abogado experto en extradición de forma urgente?

Para encontrar a un abogado experto en el procedimiento de extradición que le pueda asesorar y defender en esta naturaleza de asuntos, póngase en contacto con nosotros, nuestros expertos en asesoramiento legal y en procesos de extradición están a su disposición las 24 horas del día y en todo el territorio nacional, además le atenderán en varios idiomas, simplemente escriba al número +34 685 12 08 67 y recibirá una respuesta rápida.

Si quiere saber más acerca de nuestros servicios en los procedimientos de extradición diríjase a nuestra página web.